Falso fresco. 150 m2
La intervención pictórica ocupa el ábside del templo,  se ha realizado como imitación del procedimiento al fresco y con los pigmentos propios de esta técnica.
El gran paisaje marino que representa la llegada a puerto, muestra una visión idealizada del barrio de la marina, a los pies de Montjuïc y  del antiguo delta del Llobregat. En el mural, el barrio conecta con el mar, imposible en la actualidad debido a la ocupación industrial del antiguo puerto.
Precede el conjunto un arco triunfal con la Resurrección i el Pentecostés; en la base la obras de misericordia como expresión de la iglesia.