Conjunto formado por un gran circulo de 6 mts de diámetro y un friso, con técnica de temple sobre tablero de madera, ubicados sobre el altar del templo.
La pintura dedicada a Santa Eulalia  representa la nieve que conserva la belleza del cuerpo sin vida de la joven mártir, como las túnicas blancas de los mártires del Apocalipsis. Esta escena sugiere la belleza espiritual que ha de perpetuar i la trascendencia de su martirio: la santa reposa a los pies de la cruz, al fondo Barcelona i el mar cubiertos por una nube protectora que regala copos de nieve.