AÑO: 2014

Superficie total: 86,1 metros cuadrados. La pintura al fresco ocupa de manera integral la concavidad absidial del altar mayor.

La imagen de María preside el ábside y queda situada sobre la representación del Pla d’Urgell. El pueblo de Fondarella está bajo sus pies y en el  horizonte vemos la silueta de los Pirineos. El cielo de tonos dorados está coronado por las doce estrellas, y la luz y el color acompañan la imagen de María haciendo referencia a la cita del Apocalipsis:

“Entonces apareció en el cielo una gran señal prodigiosa: una mujer que tenía el sol por vestido, con la luna bajo sus pies, y llevaba sobre su cabeza una corona de doce estrellas”.

El arco inicial del ábside acoge en un lado escenas de la vida de María: Anunciación, Natividad, Piedad, Resurreción , Pentecostés y  Asunción.

Al otro lado, escenas de la vida de San Sebastián: abandono de la vida militar, martirio con las saetas, Irene, y muerte.